martes, 29 de agosto de 2017

"Dzhan", de Andrei Platonov: rara avis




Título: Dzhan

Título original: Dzhan

Autor: Andrei Platonov (1899- 1951)

Año de publicación: 1935

Traducción: Amaya Lacasa

Calificación: 🌟🌟🌟


Tu pueblo tiene miedo de vivir, ha perdido la costumbre y no se lo cree. Hace como si estuviera muerto, porque si no, los fuertes y los felices vendrán de nuevo para atormentarlo. 


Cuando terminé la primera lectura de libro sentí desasosiego y no pude convencerme de lo bueno que era, de lo diferente que era. Me molestaba todo: las relaciones repentinas, la gente inmóvil, el protagonista silencioso, el maltrato a las mujeres (niñas, en particular) y la quietud de la narración mientras sucede todo eso. Pero esta vez, en la relectura, traté de hacer un pacto con Platonov: iba a “dejar ser” a su libro, siempre y cuando me involucrara más con lo que sucedía en él. No falló. Si bien es difícil meterse en la piel de una cultura tan distinta, hay algo en lo que sucede que se siente universal.

El protagonista es el joven Nazar Chagatayev, un economista recibido en Moscú al que envían desde el partido comunista a buscar a un pueblo nómade (del cual él es originario) para “hacer el socialismo”. Ese pueblo se llama a sí mismo dzhan (“alma”, en turcomano) y se ubica principalmente en Turkmenistán (hay otras zonas que actualmente son compartidas por varios países asiáticos, pero menciono uno para no marear, ya que yo misma tuve que mirar mapas). Chagatayev abandona a una familia conformada muy deprisa en los primeros momentos del libro y va como emisario del partido. Encuentra lo que queda del pueblo después de haber sido masacrado por el hambre y, más que el socialismo, tendrá la ardua tarea de inculcarles la voluntad de vivir. Ni más ni menos.

La galería de personajes no es muy amplia, pero es curiosa. Hay personas a la que uno cree que va a despedir en algún momento de la novela y otras que se van sin avisar. Es tremendo el manejo que tiene Platonov de la descripción de un grupo que parece estar en stand by y que de pronto suelta una frase o realiza una acción que comprueba que todavía vive. Creo que ahí estuvo cimentada mi desesperación durante la primera lectura: no podía soportar la tensión entre una fuerza vital (Chagatayev) y una fuerza agonizante (la del pueblo). Una de las cosas que me provocó algo de rechazo fue ver a una niña de doce años actuando como una adulta y siendo considerada como una. Se entiende en el contexto, por la cultura, aunque no apoyo la mirada romántica sobre una menor de edad (la filosofía esa de “cuando sea mayor, te servirá de esposa” me da escalofríos). Tuve que lidiar con esa sensación incómoda hasta que, con el paso de las hojas, la chica en cuestión se convierte en un pilar fundamental de la historia y va borrando esa imagen. Hay otro personaje que me gusta y se llama Sufián, que es el que dice la cita del principio de la reseña. Es el intérprete del pueblo, en varios sentidos.

Lo que no pude superar es el poco realismo con el que se dan algunas situaciones, como la relación entre Chagatayev y Vera del inicio. Es el único momento en donde percibí que había una celeridad en las cosas que no repercutía en nada en la trama (creo recordar que la novela tuvo varios finales, así que se habrán perdido el hilo de alguno de ellos) y que me impactaba por unas escenas que, a pesar de tener un contenido muy triste, rayaban la ridiculez. No pude conciliarme con eso de ninguna manera. 

Platonov es uno de los tantos escritores que quedaron solapados por el brillo enceguecedor de los autores rusos del siglo XIX, desde mi humilde perspectiva. Tuvo un destino similar a varios de los del XX: afiliado al comunismo, fue perseguido y censurado por Stalin. Leí uno de sus cuentos ("En el mundo hermoso y pérfido") y es muy bueno, además de tener signos peculiares que demuestran la transformación que estaba atravesando Rusia (y el mundo entero) con la implementación de las máquinas, por ejemplo. Dzhan no se escapa de eso, sobre todo cuando en medio de la nada alguien ve luces y lo define como “algo inteligente de allí donde vivían los bolcheviques”. Y también hay un costado muy cálido en donde a los animales, por ejemplo, se los personifica, ya que ellos también sufren el hambre (el propio y el ajeno).

Así que Dzhan es un libro que puede parecer raro a primera vista porque es muy diferente a la linealidad de las novelas rusas del siglo anterior y cuesta adentrarse a una historia de esta índole. No hay bailes, no hay nobleza, no hay desamores, pero hace recordar a Fiódor Dostoievski por la carga filosófica que tiene. El cambio repentino es brusco, pero descubrir la belleza de una novela tan corta se vuelve una sorpresa agradable.


17 comentarios:

  1. ¡Hola! La verdad es que no me llama mucho la atención este libro, esta vez lo dejo pasar.
    ¡Gracias por la reseña!
    saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola! No conocíamos este libro y agradecemos que nos lo hayas descubierto aunque tras ver tu opinión no nos termina de convencer.
    Nos quedamos por tu blog como nuevas seguidoras ;)
    Besos

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola hola!
    Hace unos días que te pasaste por mi blog, y no había podido venir por aquí de vuelta, pero lo he hecho por fin jeje, tienes una lectora más.
    La verdad es que tengo que reconocer que no termino de pillarle la idea a esta novela, no entiendo bien de qué va su trama. Entiendo que tiene algo de temática histórica, más bien por el marco en el que se sitúa la historia, añadiendo esos extras que comentas. Probablemente se deba a que se trata de un libro complejo al tener que entender una cultura distinta, y también influye el año en que fue escrito, desde mi opinión, de ahí que se necesite, quizás, más de una lectura para poder entenderlo mejor. Creo que por eso precisamente es por lo que me llama la atención, me gusta ponerme retos de este tipo de vez en cuando, y sumirme en las profundidades de un libro complejo, a ver qué tanto soy capaz de comprender. Me lo apunto como pendiente, desde que tenga un hueco espero poder ponerme con él, y ya te comentaré. Reconozco que me parece algo extraño jeje.
    Espero poder verte de nuevo por UnMundoDeVerdad
    Un beso, ¡nos leemos pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! No hay problema, mis comentarios en otros blogs no son vinculantes.Es decir, no me ofendo si no me devuelven el comentario n.n
      Al principio, yo tampoco entendí el libro y no puedo asegurar que después de la relectura lo haya hecho en su totalidad. Por eso la reseña expresa sensaciones e incomodidades. La novela está tan inmersa en su contexto sociopolítico que es imposible sacarla de ahí para entenderla.
      Me alegra que te desafíes a leer estos libros raros. A fin de cuentas, parte de la lectura se trata de eso, de ubicar los libros en su tiempo aunque sean difíciles. Si algún día la lees, acá hay alguien esperando tu reseña :)
      Besos.

      Eliminar
  4. ¡Hola! ^^
    Soy algo reacia a leer libros de este estilo, con un componente filosófico, porque por lo general me suelen resultar pesados, así que no creo que le dé una oportunidad. Dudo mucho que me gustase.

    Besos!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! Muy interesante tu reseña. No conocía el libro ni el autor pero me gusta mucho este tipo de literatura así que lo voy a tener en cuenta. ¡Muchas gracias por tu reseña y ya te sigo! Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasar :) Es un autor para tener en cuenta. Sus relatos son muy raros también. Besos.

      Eliminar
  6. Buenas!
    La verdad es que es un libro bastante extravagante para mi y no se asemeja a lo que suelo leer así que la verdad quiero probar al autor y a ver que tal
    🐾Te espero por el rincón de mis lecturas, un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que tengas en cuenta este libro. Tal vez te termine gustando más que a mí.
      Besos.

      Eliminar
  7. Hola! Me encanta los libros que crean el lector una discusión personal compleja sobre lo que le ha gustado o no de la lectura. Libros que no son muy obvios, sino únicos. Muy buena reseña! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Para mí, son los mejores libros :) Besos y gracias por pasar.

      Eliminar
  8. Hola, Yani. Te has leído un libro bastante especial, me parece genial que hayas tenido que releerlo y que después de ello decidas compartirlo en tu blog. Sin duda la Europa-Asia de esos años atravesaba una situación bastante delicada que perduró todo el siglo, entender cualquier cosa que incluya esos años implica lo que hiciste en tu segunda lectura: ponerse en la piel y dejar ser al libro, las cosas son muy distintas al otro lado del mundo y hace casi 100 años de diferencia.
    El autor definitivamente no me sonaba, tan opacado estaba. He leído a Dostoievsky y a Tolstoi (tampoco para tanto, sólo novelas cortitas) y conozco un poco ese torbellino de la comúnmente llamada "literatura rusa", llena de política por aquí y allá.
    Me llevo tu recomendación, un saludo y seguimos en contacto. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hasta tuve que pensar si quería publicar la reseña en el blog o no. Esos años tienen una historia muy complicada y turbulenta en esa zona, es verdad. Y creo que este libro me sirvió para aprender Historia.
      Saludos y gracias por pasar :)

      Eliminar
  9. Hola, formo parte de la iniciativa Seamos Seguidores y he venido a informarte de que ya estoy siguiendo tu blog. Ojalá pases pronto a darme feedback y podamos conocernos mejor. Sin duda alguna esta iniciativa es maravillosa para conocer y expandir nuevos horizontes. Un fuerte abrazo desde www.losdeliriosdepandora.com

    ResponderEliminar

Un comentario respetuoso (sin insultos y sin spoilers, salvo que avisen de estos últimos) trae suerte. El spam es innecesario porque siempre reviso si tienen blogs, pero pueden dejarlo en "Iniciativa" ;)