viernes, 23 de agosto de 2019

[Reseña] La "Divina Comedia", de Dante Alighieri


Imagen de Goodreads

Título: La Divina Comedia 

Título original: La Divina Comedìa (en toscano, no en italiano moderno)

Autor: Dante Alighieri (1265-1321)

Año de publicación: 1555 (sí, muchos años después de su composición)

Traducción: ver esta entrada.

Calificación: 🌟🌟🌟🌟🌟






Me gustó mucho más de lo que esperaba, porque cuando lo empecé creí que me ganaría y lo odiaría. Es una lectura ardua e intensa que merece la pena, siempre y cuando uno esté algo acostumbrado a esta clase de libros. Al empezar a leerlo ya induce a pensar que no será fácil, que hay detalles que uno lee y pierde al mismo tiempo y que Dante Alighieri no tenía ganas de que entendiéramos ni un pedacito del libro. Pero poder, se puede. 

Dante se construye como protagonista en este recorrido por el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso. El motivo por el cual está en el umbral (no es el “umbral”, sólo lo uso a modo ilustrativo) del Infierno abre interpretaciones y hay que buscarlo en su biografía real, aunque dentro del libro se desliza varias veces. Y Virgilio, el autor de La Eneida, es quien aparece para guiarlo (enviado por Beatriz, personaje que particularmente me encanta). Los tres lugares tienen estructuras propias en donde hay personas cumpliendo con su condena o con su premio (otra vez hago un uso ilustrativo, es un poco más complejo de explicar). Dante erige la biografía de varias de ellas, hayan sido contemporáneas a él o no.

Si ya se me hizo difícil intentar reponer el argumento de una forma sencilla pero un poco más detallada que la que se podría hallar en alguna contratapa, hablar de qué me gustó (y qué no) es una tarea aparte. Me fascinó bastante la idea de contar la vida de otros (y, en varias ocasiones, dejar que la cuenten con una voz propia) desde una perspectiva tan personal, al punto de incurrir en ciertos errores en el intento. Alighieri se puso en un lugar bastante elevado para discernir, desde su punto de vista, quién va a dónde, en una suerte de clasificación subjetiva. Es muy interesante recorrer las biografías e intentar descubrir (o, al menos, tratar de esclarecer un poco) la razón de sus decisiones, aunque muchas veces el mismo personaje se encargue de aclararlo. Me sorprendieron las denuncias a la corrupción de la Iglesia y del poder. Italia, en los tiempos en los que Alighieri vivió, era bastante tormentosa. Alighieri siempre tiene la vista en su Florencia y mantiene una relación de amor-odio con esa ciudad, así que también la menciona.

Ilustración de Gustave Doré
Dante, Virgilio y Beatriz son los personajes que más se desarrollan en la Comedia. Lo curioso es que los tres fueron reales (bueno, quizá la existencia de Beatriz se haya puesto en duda más de una vez): uno de ellos es una representación del libro, el otro es un poeta latino a quien Alighieri admiraba y Beatriz era el amor de su vida, idealizado a la quinta potencia. Una locura. Lejos de asemejarse a los libros plagados de personajes que no tienen ninguna función aparente, estos tres simbolizan distintas cosas e intervienen bastante, incluso cuando los cantos parecen estar protagonizados por otros. 

En cuanto a la escritura, Alighieri es muy poético (de hecho, él es parte de una escuela poética, con características particulares), cada canto tiene un tono distinto. Algunos son horrorosos por la clase de condena que describe y otros, como los del Paraíso, están cargados de luz. Los simbolismos son habituales y hay una gran cantidad de referencias religiosas. Por suerte, existen las ediciones anotadas. Son tan molestas como necesarias. Si no fuera por ellas, también pasarían desapercibidas las referencias a hechos de público conocimiento en el 1300, así que uno termina aprendiendo algo de Historia en el camino. Nada que no pueda investigarse, mucho más con Internet a mano, pero requeriría un tiempo considerable hacerlo con cada dato nuevo. Eso es lo único malo: que Alighieri da cosas como sabidas, pero no es así. Si bien uno podría leer los versos e igual comprender el libro, no sería una lectura profunda. Si es para entretenimiento, tal vez el lector no se haga problema, pero si existen otros fines La Divina Comedia se vuelve todo un desafío rodeado de otros libros inspiradores y de alegorías que surgen de la propia sabiduría del autor. 

Se nota muchísimo que Alighieri le dedicó mucha energía (y talento, por supuesto) a este poema. Por eso es imposible entenderlo o captar todos los detalles en su totalidad con una sola lectura (al menos, esa es la impresión que me causó). Más allá de los obstáculos, es un gran libro y tiene pasajes e historias muy bellos, además de interesantes. Es una de las lecturas “pesadas” que más disfruté. A grandes rasgos, eso es lo que puedo decir del libro… aunque al cerrarlo una se quede sin palabras. 

¡Espero que les haya servido! Y que tengan buen fin de semana. 

viernes, 16 de agosto de 2019

[Sugerencias] Tips para leer la "Divina Comedia"



Se me ocurrió publicar (iba a hacerlo algún día, de todas formas) consejos que, desde mi experiencia, pueden alentar a alguien a leer la Divina Comedia. El año pasado se realizó un reto por Twitter, una especie de gran lectura conjunta, pero me parecía hecha para lectores entrenados. Tal vez esta entrada pueda servirle a aquellos que no hayan querido unirse por temerle al libro, a quienes lo hayan abandonado o a quienes vayan a leerlo en el futuro. No es la clase de lectura elegida por personas acostumbradas a leer libros "livianos", así que si se propusieron leer este adoquín, los felicito. Porque es hermoso. Dentro de las "sugerencias", doy algunos tips que me sirvieron a mí (lo cual no significa que funcione para todos) para entender un poco más este libro: 

Advierto desde ya: este libro (como casi todos los clásicos) no puede ser leído sin su contexto histórico, social y político. Y lo subrayo. Un canto necesita días de análisis, por más que sean cortos. Lean alguna biografía de Alighieri en el proceso. 

 Busquen gráficos si se sienten perdidos con la ubicación geográfica y temporal de los hechos. En internet hay muchos disponibles. 

Dante Alighieri fue autor de otros libros que ayudan a comprender su forma de ver el mundo y, por ende, de darle sentido a algunas cosas que suceden en la Divina Comedia. Vita Nuova y De Monarchia son dos de ellos. El último me falta, lamentablemente, pero sé de buena fuente que sirve. 

Tengan una Biblia a mano, no importa si profesan alguna religión o no. Hay muchas referencias que, si están bien señaladas por las notas, los mandarán directamente ahí. 

Me desaconsejaron (después de haberla terminado, lamentablemente) la edición de la foto de abajo porque la traducción no es de quien dice ser. Se la atribuyen a Ángel Crespo, uno de los mejores traductores de este libro, pero no es su texto. Un caso muy curioso. Yo misma lo comprobé al comparar un fragmento de mi edición con uno de Crespo que encontré en internet. Son terriblemente diferentes. Si van a comprar una edición, opten por una traducida por Ángel Crespo (la sacó Gredos hace poco y pude conseguirla) o Ángel Battistessa.

La edición de la discordia

En caso de no haberse peleado con el libro, releerlo.

La semana que viene voy a publicar la reseña que le hice la primera vez que leí a Alighieri, y espero poder releer pronto este libro con la traducción correcta. Cuando lo haga, también modificaré mi reseña.

¿Leyeron este clásico? ¿Lo leerían? ¿Qué ideas preconcebidas tienen sobre él?

¡Que tengan buen fin de semana!

viernes, 2 de agosto de 2019

"M", de Eric Schierloh


Título: M

Autor: Eric Schierloh

Año de publicación: 2019

Calificación: 🌟🌟🌟🌟



"M una vez escribió: Un ballenero fue mi Yale y mi Harvard".





Aclaro que la reseña será breve porque el libro lo es. 

Es curiosa la forma en que nos acostumbramos a leer o a escuchar una palabra y a asociarla con una idea estructurada y permanente, como si no pudiera transformarse en otra. “Biografía” siempre me ha remitido a una vida “narrada”, no sin cierta ficcionalización, de una manera lineal, respetando la temporalidad y los hechos comprobables. El escritor argentino Eric Schierloh construye en M un período de la vida de Herman Melville, autor de Moby Dick (libro que todavía tengo pendiente, debo confesar con algo de vergüenza), a través de otras biografías y de documentos. Particularmente me encantó conocer al escritor a través de las frases que marcaba en los libros que leía, de los libros que regalaba, de las cartas que enviaba, de las cartas que hablaban de él, incluso de los artículos que lo mencionaban. Me parece una perspectiva dinámica y que ofrece una luz distinta, que no se limita a los hechos que se pueden encontrar en cualquier enciclopedia (y con esto me refiero también a sitios de internet). Recomiendo muchísimo este libro.

Gracias a Masa Crítica y Babelio por el ejemplar para reseñar.

¡Que tengan buen fin de semana!

sábado, 27 de julio de 2019

Sobre la actividad del blog

¡Hola! Quería hacer esta entrada para explicar un poco el por qué de la ausencia de actividad en el blog. Habrán notado que en las últimas semanas no hubo posts. Y también habrán visto que no contesto los comentarios inmediatamente y no devuelvo la visita, cosa que extraño mucho. Estos últimos meses fueron difíciles por varias cuestiones personales, académicas y laborales. Entonces reduje la actividad en este espacio, pero me pueden encontrar activa en Instagram (que es una red más rápida). Como leí muy poco, no terminé libros. Y los que terminé, no los reseñé. Tengo un "bloqueo reseñador" que me impide sentarme a escribir lo que pienso de un libro. No sé cómo empezar y me falta inspiración. Supongo que es el cansancio. 




Espero que se pase pronto para seguir subiendo reseñas extensas por aquí. Lo malo es que tampoco estuve generando contenido de otra índole (booktags, book hauls -básicamente porque no compré ningún libro en meses- y cosas por estilo). 

Volveré pronto. No voy a cerrar el blog ni nada de eso. 

¡Que tengan buen fin de semana!

viernes, 12 de julio de 2019

"La escuela del Bien y del Mal", de Soman Chainani (La escuela del Bien y del Mal #1)


Título: La escuela del Bien y del Mal 

Título original: The School for Good and Evil 

Autor: Soman Chainani 

Año de publicación: 2013

Traducción: Elisabeth Casals

Calificación: 🌟🌟🌟 y media

Composición de la serie:
1) La escuela del Bien y del Mal
2) Un mundo sin príncipes
3) The Last Ever After
4) Quests of Glory
5) A Crystal of Time 

Este es un libro que esperaba hace tanto que lo compré de inmediato cuando llegó a mi país en español. No es algo que suela hacer, sobre todo porque considero que con las novedades (bueno, esta no era exactamente una, pero salió hace poco en español) debo tomar precauciones. Y, si bien este año estuve encontrando sagas preferidas (Mundo de Tinta, Six of Crows), no puedo decir que esta sea una que quiera continuar con toda mi alma.

La premisa es original. Sophie y Agatha viven en una aldea llamada Gavaldon y son mejores amigas, a pesar de ser opuestas en gustos y en temperamentos. En la aldea, cada cuatro años desaparecen niños y niñas por culpa de un ser llamado “el Director” ¿Qué sucede con ellos? Pues bien, este Director se los lleva a la Escuela del Bien y del Mal, donde uno aprende a ser príncipe o princesa de un cuento de hadas y el otro, a ser el villano o la villana del mismo. Sophie y Agatha (y lo siguiente lo doy por sabido) son secuestradas, pero ninguna queda en la escuela en la que parece encajar…

Y la originalidad, lamento decirlo, no va más allá del argumento de arriba y de un par de giros que se dan sobre el final. Sé que el autor conoce muy bien los cuentos de hadas y creo que este libro le permitió construir una especie de crítica, usando la parodia y mucho humor como recursos. Los príncipes y las princesas son banales, bellos y visten de colores, mientras que los villanos y las villanas son sucios, feos y prefieren el color negro. Los primeros asisten a la escuela en un castillo precioso. Los segundos, viven en un castillo horrible y poco confortable. Las caricaturas del Bien y del Mal tienen sus razones (o quiero creer que las tiene) pero hicieron que no pudiera digerir ese mundo de fantasía. Hay algo que no cuadra y que me expulsa de ese lugar. No me sentí cómoda en él. No es un mundo que haya requerido de poca inventiva, de todas formas. Pero sí necesita un pulido. 

Una de las cosas que me molestó durante la narración fue la edad de los personajes. Supuestamente, tienen doce años o un par de años más, pero están construidos desde el principio con anhelos como “encontrar al amor de mi vida”. Sophie (protagonista, para colmo) actúa muchas veces como una persona de más edad e incluso está sexualizada en unas escenas muy Mean Girls (o cualquier película norteamericana sobre la escuela secundaria). Esto de la edad inadecuada lo critiqué también en Six of Crows, pero hay una gran diferencia: La escuela del… es un middle grade. Y que en una descripción diga que Sophie tenía “piernas suaves” me parece extraño. Sé que los protagonistas de los cuentos de hadas suelen ser muy jóvenes, pero no recuerdo ninguno donde fueran tan jóvenes y ya intentaran “seducir” como una persona adulta. 

Sobre los personajes en particular, así como sentí que las diferencias entre el Bien y el Mal eran caricaturescas, también me sucedió con ellos. Los peores son los profesores de ambas escuelas, salvo la profesora Dovey, a la que le tomé cariño. Son ridículos (no graciosos) y tienen ciertas similitudes con algunos profesores de Hogwarts. En cuanto a las protagonistas, se me hace difícil explicarlo. Ambas tienen momentos de desarrollo muy buenos y luego una mala decisión trunca ese crecimiento. SPOILER  Por ejemplo, Agatha termina convirtiéndose en una princesa y el carácter se dulcifica demasiado, además de quedarse al lado de quien la maltrató desde el principio. FIN DEL SPOILER  Sophie, por otra parte, está tan corrompida por su propia vanidad que ni sabe lo que quiere ¿Quiere un príncipe? ¿Quiere a su amiga? Cuando creemos saber la respuesta, cambia totalmente de dirección. Me gustaron más los personajes secundarios, sobre todo Hester. Aceptaría un spin off sobre las tres brujas. Pero esas ganas se esfuman cuando recuerdo que Sophie, Agatha y compañía se la pasan gritando, peleando, maltratándose entre sí y reproduciendo estereotipos. Y Tedros… Qué personaje más antipático. Si el autor intentó crear un personaje masculino que haga suspirar a sus lectores, erró el modo. 

La narración está bien y es muy divertida, pero encontré que se repite a sí misma (Agatha se la pasa todo el libro pensando y diciendo que quiere volver a casa, por ejemplo) y le falta vuelo en las descripciones. Se concentra demasiado en las acciones de los personajes mientras hablan y pasa superficialmente lo que está alrededor y dentro de ellos. Si al menos hubiera un equilibrio, sería un libro de muy buena calidad literaria. Giros argumentales no le faltan, y eso también se convierte en un arma de doble filo, ya que parece que sucedió de todo y me pregunto si quedó algún truco bajo la manga. Además, en la escuela se suceden los eventos típicos sin ningún respiro: bailes, competencia de talentos e incluso una prueba que me hizo acordar a Harry Potter y el Cáliz de Fuego ¿Qué queda para las continuaciones? Para colmo, la novela termina de una forma casi cerrada, con un lindo mensaje, y bien podría haber sido un libro autoconclusivo. 

Creí que iba a cerrar el libro con ganas de devorar el segundo pero me quedé fría y pensando seriamente si valdrá la pena seguir hasta el final. La escuela del… tiene buenas intenciones y trata de borrar los límites entre el Bien y el Mal. Lo que necesita es estabilizar ese mundo sobrecargado de elementos de cuentos de hadas y componer mejor a sus personajes. Es una buena base para los libros que siguen. Ya veré si logra aprovecharla.